Pular ao conteúdo

5 formas en la que tu ducha está empeorando tu look

¿Has sentido alguna vez un picazón después de unos momentos al salir de un largo baño? ¿El lavarse el pelo hace con que tu cabello parezca peor que dejándolo sucio? ¿No se supone que una buena higiene es algo bueno? Eso depende de cómo te duches. Aquí podrás encontrar una lista en que tus hábitos detrás de la cortina pueden afectar a tu apariencia, junto con las cosas que puedes hacer para estar hidratado, espléndido y limpio todo al mismo tiempo.

1- Pasar demasiado tiempo en la ducha

Si bien puede parece contra-intuitivo, pasar demasiado tiempo debajo del cabezal de la ducha puede secarte (especialmente si es con agua caliente). La Organización Mundial de la Salud recomienda no tomar duchas de más de 5 minutos, con el fin de evitar la deshidratación de la piel, pues el agua elimina los aceitas naturales de la misma.

Una exposición prolongada al agua caliente puede hacer que tus vasos sanguíneos se abran, lo que puede causar la aparición de manchas rojas o erupciones en la piel.

¿Aún no estás convencido de que debes reducir tu tiempo en la ducha? Estas también pueden hacer tu piel sea más sensible, lo que agravará cualquier condición que exista en la piel, como erupciones cutáneas o eccema.

2- Secarte demasiado fuerte con la toalla

Lo ideal, en lugar de frotarte con la toalla, es acariciar tu piel. Después, aplicar una crema hidratante básica, sin perfume, por todo el cuerpo para hidratarlo y bloquear la humedad.

En relación al pelo, lo ideal es secarlo con una toalla sin frotar la misma o retorcerla alrededor de tu pelo. Ya que puede causar grandes roturas, pues el pelo es más débil cuando está mojado.

3- Usar jabones duros y esponjas

Sería recomendable utilizar productos suaves sin fragancias. La razón es porque a menudo los olores pueden contener productos químicos que irritan las pieles sensibles. También puedes dejar de usar esponjas duras y exfoliantes, que pueden abrasar tu piel y agravar cualquier condiciones que exista en la piel.

Puedes buscar algún tipo de agente hidratante, también, ya que el jabón normal puede eliminar los aceites naturales de tu piel y causar sequedad e irritación.

4- Lavar todos los días el pelo

Si tienes el pelo fino, puedes lavarlos cada día. Ahora bien, si tienes un pelo grueso, rizado o texturizado, lavarlo con demasiada frecuencia puede causarle fragilidad y sequedad.

Para conseguir domar el pelo lo recomendable es utilizar un acondicionador con base de crema, ya que puede restaurar la humedad.

Usar champú con bastante frecuencia, especialmente con agua caliente, también puede embotar el color del pelo, ya que el calor expande la cutícula del cabello, lo que hace que las moléculas de color escapen.

5- Duchas con agua dura

¿Has notado alguna vez como tu piel o pelo pueden sentirse totalmente diferentes cuenta te duchas en un viaje o en el gimnasio? Eso se debe a que el agua dura contiene una alta concentración de minerales, y estos pueden irritar tu piel y dejar acumulaciones en tu cabello.

Si bien puede ser difícil saber si tienes agua dura en casa, notar un olor a azufre o tener algún residuo mugriento en tu cabeza o piel puede significar que tengas este tipo de agua en tu vivienda. También es posible que cambie el color de tu pelo. Un primer paso que puedes dar es instalar un filtro para ducha antical. Después de ponerlo y usarlo durante un par de semanas, notarás varias mejoras en tu apariencia, sobre todo en relación a la caída del cabello.

CookiesX

Podemos usar tus datos para facilitarte información (imágenes, precios y enlaces) sobre los productos que hacemos referencia? Nuestros socios podrán recolectar tus datos mediantes las cookies. Mira como nosotros y nuestros socios recogemos y utilizamos tus datos.

Puedes alterar tu elección en cualquier momento en nuestro centro de privacidad.