Pular ao conteúdo

¿Cómo conservar agua en el cuarto de baño?

Un informe reciente analizó el uso del agua en los hogares españoles y encontró que la cantidad media de agua utilizada era de 132 litros por día. En algunos países en vías de desarrollo, la persona promedio usa apenas 20 litros por día, más o menos la misma cantidad utilizaba el español medio en el siglo XIX.

Es evidente que los niveles de higiene en el siglo XIX no eran los mismos que los de hoy en día, pero el punto a tener en cuenta es que estamos desperdiciando agua.

Por ejemplo en Barcelona, cerca del 73% del uso de agua en interiores ocurre en el baño, lo que hace de este un buen lugar para reducir y conservar el agua. Échele un vistazo a la tabla y vea por sí mismo cómo es el uso predominante del agua en el baño, ocupando los dos primeros lugares con las duchas y baños con un 34% y el inodoro con un 21%.

Entender que las duchas y los inodoros son responsables de gran parte de nuestro uso del agua puede ayudarte a idear un plan que ayude a conservar el agua en estas áreas. Veamos más de cerca qué puedes hacer para conservar el agua mientras te bañas, con el inodoro y en otras áreas del baño que pueden pasar desapercibidas.

2 métodos para ahorrar agua en la ducha

Debido a que las duchas consumen la mayor parte del agua de tu hogar (según el informe anterior), tiene sentido comenzar por ahorrar agua en dicho lugar. Todos sabemos que pararse frente a una ducha caliente y vaporosa es muy relajante, pero ¿sabías que el uso de un cabezal de ducha estándar puede equivaler a hasta 10 litros de agua desperdiciada por minuto?

La solución a este problema es simple: instala una alcachofa de ducha con filtro antical de alta eficiencia y reduce tu tiempo en la ducha. Podrás ahorrar hasta 30.000 litros de agua cada año y también estarás reduciendo tu factura de la luz, ya que el agua que proviene de un calefactor eléctrico representa una de los mayores partidas de gastos en la electricidad en tu hogar.

Revisa si hay fugas en los inodoros y grifos

Notarás que el uso del agua del inodoro está justo detrás del de la ducha, al 21%. Esto se puede atribuir a menudo a pequeñas fugas de inodoros y grifos que pueden convertirse en enormes desperdicios de agua con el tiempo. Incluso un inodoro pequeño con una fuga puede desperdiciar hasta 75 litros por día, aunque con frecuencia pasa desapercibido porque a diferencia del “goteo, goteo, goteo” de un grifo con fugas, su inodoro no es tan obvio.

Por unos pocos euros puedes conseguir un kit de prueba de fugas para el inodoro y colocar una o dos gotas del tinte azul en el tanque. Después de esperar de 10 a 15 minutos (sin enjuagar), revisa el recipiente para ver si hay algún colorante allí. Si es así, tienes una gotera en el inodoro y estás desperdiciando agua – y dinero – por lo que deberías arreglarla o reemplazarla.

Invierte en un nuevo inodoro

También puedes reducir el agua utilizada por los inodoros antiguos y mejorar el aspecto de su baño al mismo tiempo. Los inodoros nuevos de hoy en día, que ahorran agua, pueden ahorrarte hasta 60.000 litros de agua al año y 100 euros en la factura del agua.

Piensa que los inodoros antiguos gastan algo más de 10 litros por descarga. Compara esto con los inodoros modernos que se requieren usar menos de 6 litros por descarga completa y 3 litros por descarga parcial.

Técnicas simples de ahorro de agua para los niños

Los pequeños también pueden ser la causa del desperdicio de agua en el baño. Sin embargo, es responsabilidad de los padres educarlos sobre por qué es importante ahorrar agua y cómo pueden hacer algunas cosas de forma diferente. Una de las técnicas más comunes para ahorrar agua es aprender a cerrar el grifo al cepillarse los dientes. Otro fallo que comenten los niños es abrir el grifo de la ducha y esperar más tiempo del necesario para que se caliente. Por lo que es importante hacerles saber que probablemente están desperdiciando mucha agua -tanto caliente como fría- y que su acción es una negativa para el medio ambiente, además de costosa.

¡Empieza a ahorrar en el baño hoy mismo!

Ahorrar agua en el baño puede ser tan sencillo como cerrar el grifo mientras te cepillas los dientes o te afeitas, siendo más consciente del tiempo que tarda la ducha en calentarse o una serie de inversiones de alta eficiencia.

El agua no es un recurso gratuito. Se necesita mucho trabajo para proporcionar agua potable a los hogares y negocios y demasiada gente lo está dando por sentado.

Al conservar agua en casa, ayudarás al medio ambiente y a tu bolsillo. Hasta quizás ganes unos minutos extra.

CookiesX

Podemos usar tus datos para facilitarte información (imágenes, precios y enlaces) sobre los productos que hacemos referencia? Nuestros socios podrán recolectar tus datos mediantes las cookies. Mira como nosotros y nuestros socios recogemos y utilizamos tus datos.

Puedes alterar tu elección en cualquier momento en nuestro centro de privacidad.