Pular ao conteúdo

Un sencillo truco para filtrar el agua con un filtro de papel para café

El agua limpia es algo que la mayoría de los ciudadanos del primer mundo dan por sentado. Hay muchas áreas en el mundo donde el agua limpia es todo un lujo. También hay muchas situaciones locales donde el agua limpia puede ser difícil de conseguir. Filtrar el agua sucia usando algo tan simple como un filtro para café, puede eliminar muchas de las impurezas obvias.

Instalar un sistema de filtración básico. Recoge el agua que necesites filtrar en un recipiente grande. Este puede ser cualquier contenedor de gran capacidad, pero uno con un borde de vertido es lo más fácil de usar. Cerca del recipiente grande de agua sucia, coloca una serie de botellas en las que filtrarás el agua limpia. Asegúrate de que estén cerca, ya que el cubo de agua sucia probablemente será muy pesado e incómodo. Comprueba que el embudo que tienes cabe en cada una de las bocas estrechas de las botellas de agua con filtro purificador.

Inserta el filtro eficazmente. Para crear un dispositivo de filtración eficaz a partir del filtro de café, aplana un filtro de goteo grande para que sea un círculo grande. Ahora, dobla una vez por la mitad dos veces para que sea triangular. Abre una de las solapas del triángulo interior y coloca el filtro en el embudo. Aplica un poco de agua en el filtro para que el mismo se adhiera al embudo y se ajuste a su forma.

Empieza a filtrar el agua. Una vez que el filtro se haya colocado firmemente en el embudo y éste se encuentre dentro de la boca de una de las botellas vacías, comienza a verter el agua sucia muy lentamente por el embudo. El filtro comenzará a atrapar todas las impurezas que pueda. Estos incluyen suciedad, lodo, arena y cualquier otra impureza más grande que no pueda pasar a través del filtro de café. Para cada pocos segundos para controlar la filtración. A medida que continuas vertiendo, la filtración se hará más y más lenta, a medida que el filtro se llena cada vez más con la suciedad que se filtra del agua.

Una vez que el filtro está tan lleno de suciedad que el agua limpia ya no puede pasar rápidamente, reemplaza el filtro de café por uno nuevo. También, presta mucha atención al nivel de agua en cada una de las botellas. Es fácil olvidarse de eso y dejar que el agua limpia empiece a desbordarse.

Guarda bien el agua limpia. Una vez que hayas filtrado toda el agua sucia en agua más limpia, coloca tapones en la parte superior de las botellas de agua y guárdalas en un frigorífico o en un lugar oscuro y fresco.

Como punto final, en caso de que todavía no te encuentres muy seguro de la calidad de agua, siempre la puedes calentar con un hervidor. Es una buena forma de asegurarte que no queden bacterias.

CookiesX

Podemos usar tus datos para facilitarte información (imágenes, precios y enlaces) sobre los productos que hacemos referencia? Nuestros socios podrán recolectar tus datos mediantes las cookies. Mira como nosotros y nuestros socios recogemos y utilizamos tus datos.

Puedes alterar tu elección en cualquier momento en nuestro centro de privacidad.