Pular ao conteúdo

¿Cómo se hizo tan popular el agua embotellada?

En los últimos años se han disparado las preocupaciones a nivel ambiental. Pues no es de extrañar, ya que han sido diversos los informes relacionados con los productos químicos que se pueden extraer de las botellas de plástico. Un tema que últimamente está captando mayor atención por parte de la sociedad.

¿Sabias que San Francisco fue la 2º ciudad en los Estados Unidos en prohibir la venta de agua embotellada?

Aún así, llega a ser impactante como el envasado y su comercialización ha hecho del agua embotellada un mercado multimillonario.

Un pequeño apunte, pues en el siglo XX este formato de venta estaba limitado a empresas de lujo. No obstante, con el paso del tiempo se abarató y popularizó este formato hasta límites inimaginables. Dos de las más populares dentro de este mercado son Coca Cola e Pepsi.

Ahora  bien, ¿cómo fue que llegamos hasta este punto?

Vamos a remontarnos a 1989, un periodo que se puede relacionar con la innovación tecnológica, donde apareció el plástico de polietileno tereftalato (PET). Este es el material primario empleado en la elaboración de las botellas de plástico.

Antes de la utilización del PET, las botellas se hacían con cloruro de polivinilo (PVC). Un material pesado, caro y “áspero”. Por lo que es lógico que el PET se popularizase con tanta rapidez convirtiéndose en el embalaje por excelencia de la industria.

Cuando Coca Cola y Pepsi lanzaran sus marcas de agua al mercado, todo cambió. Sus bastas cadenas de distribución ya estaban en marcha y preparadas colocar las botellas de plástico en las tiendas y restaurantes, donde luego serían vendidas al público. También ayudó bastante sus enormes presupuestos publicitarios.

Como alternativa a las típicas botellas de agua que se utilizan en casa para refrescar el agua del grifo, te proponemos pasarte a las jarras purificadoras. Podrás tener agua fresquita y de mayor calidad.

¿Pero por qué pagamos por algo que gratis?

Antiguamente, estamos hablando de hace unos veinte años, el agua embotellada se  guardaba en botijos y se utilizaba como fuente alternativa en caso de quedarse sin agua del grifo.

La comodidad de estas botellas, radicaba en que permitían a las personas llevarse a dondequiera que fuesen una pequeña cantidad de agua. Una comodidad que no existía anteriormente.

Por lo que debido a su comercialización, envasado y conveniencia, las ventas del agua en garrafas de plástico se dispararon.

¿Por lo menos estamos reciclando todas estas garrafas?

A pesar de contar con la facilidad de poder reciclar el plástico, todavía hay un gran cantidad de botellas que no están siendo recicladas.

Lo que significa que la gente aún es más propensa a no separar sus desperdicios, o que no son capaces de dar 4 pasos más para llegar hasta el contenedor de reciclaje.

Hay una cosa bien cierta, y es que esta industria está centrada en la conveniencia y comodidad. Donde si queremos cumplir con la ingesta de la cantidad diaria de agua recomendada, lo más fácil es llevar con nosotros una botella de agua con filtro.

No obstante, ¿por qué no aprovechar el agua disponible que tenemos en casa? Compra una sola botella y recargar la misma. Este hábito te ayudará a ahorrar y reducir la contaminación ambiental.

CookiesX

Podemos usar tus datos para facilitarte información (imágenes, precios y enlaces) sobre los productos que hacemos referencia? Nuestros socios podrán recolectar tus datos mediantes las cookies. Mira como nosotros y nuestros socios recogemos y utilizamos tus datos.

Puedes alterar tu elección en cualquier momento en nuestro centro de privacidad.